Menu

El próximo miércoles 10 charla debate en la Alhóndiga sobre: "Jerusalén es Palestina" Destacado

  • Escrito por 
El próximo miércoles 10 charla debate en la Alhóndiga sobre: "Jerusalén es Palestina"

Izquierda Anticapitalista organiza y apoyan Plataforma por los Derechos de los Refugiados y el Colectivo de Solidaridad con Palestina AlMadafa esta charla que debatirá sobre el futuro de Jerusalén y Palestina

Para la introducción en este debate cuentan con la ayuda de Héctor Grad, profesor de Antropología Social de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro de la Red Internacional Judía Antisionista (IJAN en sus siglas en inglés). Activista en la Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP) y profundo conocedor de la situación en Palestina, nos ayudará a entender las cuestiones clave así como a conocer los entresijos de la situación en Palestina en la actualidad. 

Esta charla está organizada por Anticapitalistas Zamora con el apoyo y la colaboración de la Plataforma por los Derechos de los Refugiados y del Colectivo de Solidaridad con Palestina AlMadafa.

El pasado día 6 de diciembre, en una muestra de insolente unilateralismo, Donald Trump, el actual presidente de los EEUU, declaró su intención de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Esta acción viene a legitimar la anexión ilegal de la Jerusalén Oriental ocupada por Israel en 1967. Por un lado, esta acción viene a apoyar la política israelí de colonización, discriminación y expulsión de los y las residentes palestinos/as. Jerusalem muestra bien el modelo de sociedad que construye el sionismo: Aunque anexó la ciudad en 1980, no otorgó ciudadanía sino permisos de residencia, revocables, a sus residentes, que desde ese momento viven bajo un régimen de discriminación institucional y amenaza permanente de expulsión (de hecho, Israel ha revocado más de 14.000 de estos permisos). Por otro lado, la anexión transgrede la resolución 181/1947 de la Asamblea General de la ONU, de partición de Palestina, que dio origen al propio estado de Israel, que otorgaba a Jerusalén un estatus internacional separado. La administración Trump da luz verde a una segura escalada en la construcción de asentamientos ilegales, la represión y la expulsión de la población palestina, y juega el fuego de un enfrentamiento étnico-religioso de grandes proporciones. Convierten a la ciudad en la capital del neocolonialismo, la discriminación y el apartheid. Si bien, la respuesta de la comunidad internacional a las declaraciones de Trump no ha tardado en hacerse visible mediante un contundente rechazo en la Asamblea General de las Naciones Unidas, la tristemente conocida política de hechos consumados que práctica Israel, pese a su aislamiento internacional, hace temer que la situación del pueblo palestino se pueda estar agravando irremisiblemente.

Debemos recordar que Israel se establece sobre Palestina mediante un proceso de colonización consistente en la sustitución de la población autóctona por población judía venida de otras partes del globo. Aunque el proceso se iniciará antes, con matanzas como la de Decir Yassim, las fechas clave en esta limpieza étnica serían 1948, cuando alrededor de 700.000 palestinos fueron expulsados de sus hogares y convertidos en refugiados permanentes mientras se arrasaban sus poblados, y 1967 cuando Israel ocupó Gaza y Cisjordania (además de la península de Sinaí y los altos del Golan sirio), expulsando nuevamente población palestina. Son numerosas las resoluciones de la Naciones Unidas que reclaman a Israel el abandono de los territorios ocupados y el reconocimiento del derecho de los palestinos al retorno a sus hogares y a su autodeterminación como pueblo en cumplimiento del Derecho Internacional. Sin embargo Israel sólo sabe responder con nuevas agresiones, con nuevas anexiones y con políticas de apartheid cada vez más descaradas.

Ante todo esto nos preguntamos, ¿Cuál es la situación de Palestina en la actualidad? ¿Qué implicaciones tiene la decisión de Trump para la negociación de los acuerdos de paz y el reconocimiento del estado palestino? ¿Le queda alguna esperanza? ¿Cuál debería ser el papel de la comunidad internacional? ¿Qué se puede hacer desde la Izquierda? ¿Está ganando Israel la batalla mediática? ¿Qué podemos hacer ante la complicidad de los gobiernos occidentales con la política de hechos consumados y violación de los derechos humanos israelí?

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN