Menu

El Teatro y la Farándula un mural de Antonio Pedrero ya visible en el Teatro Ramos Carrión

El Teatro y la Farándula un mural de Antonio Pedrero ya visible en el Teatro Ramos Carrión

La pintura mural "El Teatro y la Farándula", con una medida de 12 x3,35 metros, fue realizada en 1960 con destino al ya desaparecido cinema Arias Gonzalo de Zamora por el pintor zamorano Antonio Pedrero. La obra está realizada al óleo sobre tela y fue pegada al muro del vestíbulo de la sala principal y entrada al patio de butacas decorándola durante los años 1960-1994, siendo entonces su primer mural por encargo. Hoy era presentada por su autor y en presencia de la Presidenta de la Diputación Mayte Martín Pozo este mural que es ya de todos los zamoranos una muestra más del arte y la cultura del artista zamorano que puede verse en el Teatro Ramos Carrión

 

Tras el agradecimiento por parte de la presidenta de la Diputación al artista zamorano, así presentaba esta mañana Antonio Pedrero, la obra que apartir de ahora vestirá parte del Teatro Ramos Carrión de Zamora:

tio_antonio_2.jpg

"La pintura versa sobre el "Teatro Español" (parte izquierda del espectador) con una escena simbólica de "La Celestina" de Fernando de Rojas (S.XV), sobre un entramado de madera que recorre todo el largo del mural y que sirve de base pictórica y compositiva de todos los motivos de su temática.
Continúa con una escena alusiva también al teatro español, con un chispero embozado subiendo una escalera ante una reja con escenografía contemporánea, la concha del apuntador, etc. En la parte baja figura una composición con diversos elementos alusivos al teatro de cualquier tiempo. Un perro dormido cierra la parte baja izquierda.
En el centro, y a modo de friso, aparece una composición sobre el "Teatro Griego Clásico" con representaciones de la oratoria, declamación, la música y el canto, entre otras, siendo el eje principal compositivo del mural, que divide las dos temáticas.

'La Farándula' ocupa la parte derecha del espectador, con una escena callejera representada con algunos elementos implícitos del espectáculo, como son una niña con leotardos de rayas haciendo juegos malabares con unas pelotas rojas; la clásica cabra subida a una escalera o un perro haciendo equilibrio sobre una gran pelota azul, entre otras.
Continúa esta escena –recorriendo la parte alta- con un músico vestido de payaso tocando la trompeta y con un mono sentado sobre su hombro. Una chistera y un guante blanco a su lado simbolizan la magia, tan unida a estos espectáculos. A continuación de esta escena aparece un arlequín tocando una mandolina en una escena nocturna, de ambiente poético, donde un gato se asienta sobre una barandilla a la luz de la luna. A sus pies, un tambor, una trompeta y unos platillos cierran esta parte alta derecha.

Debajo, un gallo blanco lanza al aire su canto, que simboliza el despertar de la aurora y la continuidad en la Historia del teatro, la farándula y el espectáculo en la memoria del tiempo.
Al desaparecer el cinema Arias Gonzalo en 1994 el mural se desmontó, despegándose toda la pintura de su soporte (estaba adosado al muro) y enrollándose para su conservación, siendo adquirido entonces por mí para mi colección particular, ya que era un llamativo motivo de conservación que aún permanece vivo en la memoria de muchos zamoranos.
La obra se ofreció en el año 2010 a la Diputación Provincial como elemento decorativo para su nueva instalación en el rehabilitado Teatro Ramos Carrión. He de señalar la buena disposición de la institución provincial como de su entonces presidente, Fernando Martínez Maíllo, quien acogió la idea con mucho interés. Vaya desde aquí mi agradecimiento, extensivo a cuantas personas han hecho posible que esté de nuevo instalado en este espacio amplio, extraordinario y singular: José Luis Bermúdez, Óscar Ramajo , Fernando Aguirre y especialmente a Pilar Caplliure, que hizo el buen seguimiento de su restauración. Y, cómo no, al diseñador gráfico y amigo Curro, que con tanto acierto ha realizado la composición de los vanos de las puertas incorporando textos y fotos de los iniciales bocetos de la obra como cierre explicativo de su proceso.

El autor cerraba su presentación agradeciendo también al restaurador, amigo y colega Donelis Almeida, la ayuda en el proceso técnico de recuperación.antonio_Pedrero_ramos_carrion.jpg

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN