Menu

El Aquimisa Laboratorios consigue la permanencia en una remontada de película (83-81) Destacado

El Aquimisa Laboratorios consigue la permanencia en una remontada de película (83-81)

En el Ángel Nieto todavía no se creen lo que ha pasado. Después de irse al vestuario perdiendo de 17 puntos, los chicos de Saulo Hernández consiguieron darle la vuelta al resultado en el último cuarto. El que ganara el partido se quedaría en LEB Plata, mientras que el perdedor tendría que pasar la siguiente campaña en Liga EBA. Hansen será recordado como el héroe de la remontada, pero en todo el encuentro Sangone Niang ha sido el mejor de los zamoranos.

El partido no podía empezar peor para los locales. En ataque el equipo estaba rindiendo como se esperaba, pero la pesadilla se presentaría a la hora de defender. El Arcos Albacete, pese a que los zamoranos defendían bien, sacaba puntos aunque los jugadores tuvieran un hombre encima. En el minuto cuatro llegaba el colofón para los manchegos. Ragnar Nathanaelsson destrozaba el aro en un alley-hoop, que parecía hundir a los de Saulo Hernández.

Tras el comienzo del segundo cuarto, los blanquiazules intentaban imprimirle más ritmo al juego. Los albaceteños tenían solo nueve jugadores en total y la táctica era fatigarlos lo más posible. No obstante, la tesitura era parecida a la del primer periodo. Georvys Elias estaba siendo demoledor en ataque, pese al esfuerzo del juego interior zamorano por defenderle. El CB Zamora se iba al descanso con una renta negativa de diecisiete puntos.

Tras el paso por vestuarios, el Aquimisa Laboratorios intentaba recortar distancias, con más corazón que cabeza. Sin embargo, el Arcos Albacete no estaba por la labor de ceder su ventaja. Por si fuera poco, cuando los locales conseguían anotar un triple, el árbitro lo invalidaba por una falta en el bloqueo. Con este detalle, en la grada se respiraba impotencia, pese a que en el campo los jugadores no parecían rendirse. Al final de este cuarto, los zamoranos solo habían conseguido recortar tres puntos la ventaja.
La heroica zamorana se materializaría en el último episodio del partido. Catorce puntos separaban a los de Saulo Hernández de los manchegos, que además se sentían cómodos en la pista. No obstante, la barbárica remontada tendría un nombre propio: Chris Hansen. En los ataques el Aquimisa Laboratorios no conseguía encontrar huecos, pero no importaba. El estadounidense conseguía meter canastas de todo tipo: triples, bandejas, tiros en suspensión... No importaba lo bien cubierto que estuviera, no paraba de anotar.

A cuatro minutos del final el CB Zamora estaba cuatro puntos abajo y tanto el equipo como la grada ya empezaban a creer. En cada jugada la hinchada animaba a pleno pulmón al equipo. Cada canasta, cada rebote, cada robo hacían explotar en júbilo a una afición que no reprochaba, solo se dedicaba a llevar en volandas a sus jugadores. El momento clave de la permanencia sería una falta antideportiva que conseguía sacar Chris Hansen tras arrebatarle el balón al rival. Con la bocina que marcaba el final, el Aquimisa Laboratorios sacaba a mantear a su entrenador con los aplausos de la grada de fondo, música para los oídos de todo zamorano.

Galería de imágenes y vídeos

Pablo Carretero y Fco Colmenero

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN