Menu

"La Semana Santa está integrada por muchos componentes pero si faltase el religioso no existiría"

  • Escrito por 
"La Semana Santa está integrada por muchos componentes pero si faltase el religioso no existiría"

Licenciado en Teología y cofrade de Nuestra Madre, Juan José Carbajo Cobos pronuncia esta tarde el Pregón de las Angustias.

El joven Juan José Carbajo Cobos pronuncia esta tarde a las 20.30 horas en la iglesia de San Vicente el pregón que organiza la Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias. Zamorano de Villalube, Licenciado en Teología y estudiante de Derecho Canónico, el joven de 23 años es cofrade de Nuestra Madre y pertenece también a las cofradías de la Tercera Caída, Vía Crucis, Jesús Nazareno y Resurrección.

-¿Cuál es su vinculación con la Semana Santa y con la cofradía de Nuestra Madre?

-Desde siempre, como a todos los zamoranos, cuando era niño me llevaban mis padres a ver las procesiones; recuerdo sobre todo la despedida del Nazareno a la Virgen de la Esperanza en el puente. Además en el pueblo, en Villalube, mucha gente pertenece a la Cofradía de Nuestra Madre, es una imagen de mucha devoción, y nos apuntamos los amigos y poco a poco fuimos ingresando en las cofradías.

-Esta tarde pregona junto a Nuestra Madre de las Angustias. ¿Qué le va a decir cuanto la tenga tan cerca?

-Cuando me dijeron que iba a ser el pregonero me llevé una sorpresa, una alegría grande. Siempre he tenido un sentimiento muy grande por la cofradía y por la imagen, por todo lo que expresa, lo que supone para los zamoranos... y es lo q voy a poder mostrar esta tarde. Para mí es un orgullo poder decir en voz alta lo que muchos pensamos, lo que muchos sentimos... un pregón es ponerle voz a todos los zamoranos. Quiero agradecer a la cofradía y a su presidenta, Isabel García, la confianza depositada en mí. Espero que sea una muestra de fe, de oración y vivencias comunes a todos.

-La fe es la que marca su camino y su vocación. ¿Qué papel tiene la Semana Santa dentro de la Iglesia?

-Hace algunos años, creo que a veces en la Iglesia del post Concilio se vio la religiosidad popular un poco como algo negativo, por ese componente popular. Sin embargo, estudiar primero Teología y ahora Derecho Canónico me hacen ver a las cofradías como una parte esencial de la Iglesia. Es la forma plástica y subjetiva de llevar lo objetivo a todo el mundo. Es donde están los jóvenes en Zamora, en toda la geografía del país. La Semana Santa es un foco de Evangelización donde tiene que estar la Iglesia. También, de cara al exterior, llevar las procesiones a la calle sirve para que los que estén fuera de la Iglesia lleguen a cuestionarse sobre la fe, una vivencia de la Semana Santa siempre lleva a entrar en una cosa más amplia, el misterio de Jesucristo. La Iglesia tiene que beneficiarse de eso, no apartarse.

-¿Cree que las cofradías del siglo XXI mantienen viva la fe?

-Ahora mismo hay de todo, hay muchos cambios sociales y son los que marcan el tiempo que vivimos. La Cofradía de Nuestra Madre, que es la que nos ocupa hoy, es muy familiar: ves a abuelas, madres, nietas; ves a abuelos, padres, nietos... es tradición, pero eso es también la transmisión de la fe, que en el fondo no se ha perdido, que está ahí de una forma latente. Sería bueno revitalizar esa fe por parte de todos, que a veces en las cofradías se transmite de una forma peculiar.

-¿Usted cree que un cargador, por poner un ejemplo, podría meterse debajo de un paso si no tuviese fe? ¿Cree que alguien lo haría por dinero?

-No, claro que no. El hombre está formado de múltiples aspectos. Uno es el cultural; existe una cultura zamorana de la que la Semana Santa forma parte. Otro es el familiar: "mi padre cargó en ese paso y yo quiero cargarlo"; es la pertenencia, el orgullo de mantener una tradición. Pero siempre hay un componente de fe que quizá haya bajado, pero permanece ahí. Piensa en alguien que madrugue el Viernes Santo para la procesión, que cargue o salga en el Santo Entierro y vaya después corriendo a acompañar a Nuestra Madre. Es decir, hay que preguntarse "por qué hago yo esto". Eso, seguro, esas palizas sin descanso, en un trabajo no lo haces aunque te lo paguen. El hombre está formado por muchos componentes y si faltase el religioso, no existiría. Y la Semana Santa en ese sentido es un reflejo del hombre.

 

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN