Menu

Veinticinco años ciñendo la Corona de Reina Destacado

  • Escrito por 
El obispo de la diócesis ante la Patrona de Zamora, la Virgen de La Concha. (Foto: Rafa Lorenzo) El obispo de la diócesis ante la Patrona de Zamora, la Virgen de La Concha. (Foto: Rafa Lorenzo)

La cofradía y la diócesis celebran el XXV Aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen de La Concha cuya procesión es suspendida por la lluvia.

El obispo de Zamora ha presidido este mediodía en la Catedral la solemnidad de la Inmaculada Concepción que ha servido para conmemorar el XXV Aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen de la Concha, Patrona de la ciudad y de su Ayuntamiento. La amenaza de lluvia ha impedido posteriormente la celebración de la procesión de Acción de Gracias para devolver a la Virgen a San Vicente, donde esta tarde y mañana se celebrará el Besamanos a la imagen.

Fue un 8 de diciembre de 1992, Solemnidad de la Inmaculada; un día como hoy, frío y también lluvioso, cuando el entonces Obispo de la Diócesis, Juan María Uriarte, colocaba sobre las sienes de la Virgen de La Concha la corona de su Coronación Canónica en una abarrotada Catedral de Zamora. De esta forma, y por decreto expreso de Roma, se reconocía y se hacía justicia a la devoción secular de un pueblo hacia su Patrona y la cofradia culminaba un sueño largamente acariciado por el entonces presidente, Conrado Eguaras y por quien hoy ostenta la presidencia, Florián Ferrero, rodeados de una entusiasta Comisión para la Coronación.

Dos días antes la Virgen había sido trasladada desde San Vicente a la Catedral bajo una leve lluvia, tocada con una diadema de azahar y luciendo el vestido blanco y oro diseñado por Antonio Pedrero bordado con las espigas que representan a la Tierra del Pan. A su lado, la Virgen de La Hiniesta, trasladada a la capital de forma extraordinaria para ser testigo de aquella magna celebración. Entonces, aquella tarde aquel frío 8 de diciembre, el pueblo zamorano se echó a la calle para acompañar a su Patrona en la ceremonia y la posterior procesión por las calles de la ciudad que convirtieron la Plaza Mayor en una fiesta, en una romería de mayo bajo el frío.

Las mismas naves de la Catedral han acogido este mediodía una misa pontifical en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción para conmemorar la efeméride, aquel día en que la diócesis y la ciudad ratificaron su devoción de más de siete siglos por la Virgen de La Concha. De azul purísima y oro presidía el Obispo de la diócesis, Gregorio Martín Sacristán, la solemne ceremonia a la que han asistido centenares de cofrades y devotos que han abarrotado de nuevo el templo mayor de Zamora. Representantes de la Junta pro Semana Santa (de la que la Virgen de La Concha ostenta el patronazgo) y de las cofradías de Pasión y Gloria de la ciudad se han sumado a la conmemoración.

Con rosas blancas a sus pies, vestida de blanco y con las Medallas de Oro de la Junta pro Semana Santa y de la Provincia, la imagen lucía hoy especialmente hermosa tras el proceso de restauración realizado que ha devuelto a su Niño su aspecto original. Arropada por los zamoranos, la imagen ha presidido la solemne celebración en el crucero de la iglesia, mientras el Coro San Alfonso de Zamora entonaba cantos de gloria en el día de la festividad de su Inmaculada Concepción. Sobre el pecho de los asistentes lucía la medalla plateada de cinta roja que ostentan los cofrades que la acompañan en su peregrinación a La Hiniesta cada Lunes de Pentecostés.

Una vez suspendida la procesión extraordinaria, en el templo mayor han resonado las dulzainas y los tambores con la tradicional melodía del Lunes de Pentecostés mientras sus cofrades rezaban emocionados a sus pies. A pesar de la decepción por no poder acompañarla por las calles, en los rostros aparecía también el agradecimiento por la lluvia que tanta falta hace para paliar la sequía que sufren los campos. Allí mismo quedaban emplazados para caminar hacia La Hiniesta el Lunes de Pentecostés de 2018.

La Virgen era trasladada posteriormente en privado a San Vicente donde esta tarde a las 18 horas quedará abierto el solemne besamanos a la imagen y besapie al Niño Jesús que se prolongará también mañana sábado de 11.30 a 14 horas.

GALERÍA FOTOGRÁFICA (Fotos: Rafa Lorenzo)

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN