Menu

Se nos va un año difícil

El Zamora festeja una victoria. El Zamora festeja una victoria.

No voy a recordar con excesiva alegría este 2013 pese a que nos dejara a un Campeón del Mundo de Marathón, un Copa de la Reina en casa y un ascenso a División de Honor Plata. No va a ser un año para guardar en el recuerdo pese a que el Vino de Toro ascendió a la máxima categoría, el Amigos del Duero volvió a una División que espera no abandonar o el Zamora CF logró salvarse cuando sonaba la campana.

Y es que este 2013 que guarda luces, tiene muchas sombras, especialmente una muy oscura, una que nubló los corazones rojiblancos una tarde de verano, de aquel lejano julio, que a la vez a veces es tan cercano. Tras ese día 2013 siempre fue un poco peor, pero, amigos, siempre amanece.

En lo meramente deportivo, en lo más importante de lo menos importante que diría aquel, el CD Zamarat no querrá repetir este 2013 que le ha traido muchas derrotas y demasiadas pocas victorias para el trabajo realizado. Sí, la Copa del a Reina se disfrutó en la ciudad y con las naranjas participando, una gran noticia aislada en un año que ha pasado bastante negro y que obliga al 2014 a portarse mejor.

A los rojiblancos, el 2013 no les ha ido nada mal, aunque a veces los árboles, lógicamente, no dejan ver el bosque. El Zamora empezó a ganar partidos en el final de temporada, en ese 2013 en el que los de casa tiraron del carro. Lo hizo Hugo Aguado, lo hizo sergio García, lo hizo Dani Mateos, lo hizo el duende, lo hizo Dani Hernández, lo hizo Chino, lo hizo Santos, lo hizo Javi Rodríguez, lo hizo Miguel y también Cristian. El Zamora más zamorano salvó los muebles con la ayuda inestimable de los de fuera, de ese gol de Nacho Matador, del trabajo de Jacobo, de las galopadas de Prada... Lo hizo con dos personas muy importantes en la grada, con dos zamoranos que no pudieron participar en el verde, pero que fueron vitales para la salvación.

Y después de ganar en Mieres, de doblegar al Villanovense y al Constancia, llegó una nueva campaña que ha dejado al equipo octavo hasta la fecha, lejos de ese descenso que tanto acució a los rojiblancos, lejos de los agobios del 2012.

Tampoco el fútbol sala está de enhorabuena, porque el CD Samura no pudo ascender por la sanción que arrastraba, y el FS Zamora paga los errores del pasado en Segunda "B", intentando renacer de sus cenizas para volver a ser referente en la ciudad. No todo iba a ser malo en estos clubes, y es que la cantera viene empujando y cosechando pequeños éxitos que acaben llevando al gran éxito que es defender los colores del primer equipo.

Todo esto de un mal año no vale para los Guerreros de Viriato (que siempre he pensado que es un término que acuñó el compañero Carlos Toyos, y del que me he adueñado por lo bien que representa al equipo, pero al César lo que es del César). Al Balonmano Zamora no le importaría repetir este 2013 las veces que hiciera falta: el ascenso, la comunión con la grada, la primera vuelta liguera en Plata, el campeonato de Selecciones Juveniles, los éxitos de la cantera... Hoy, su presidente pasará revista a un año de ensueño para la entidad y sólo quedará brindar porque el 2014 sea, al menos, igual de bueno.

No fue tampoco un buen año para el GCE Villaralbo, que bajó de Tercera División, aunque el final de año, con el liderato en Regional, puede minimizar los daños sufridos en la vecina localidad. Tampoco festejarán este año en Benavente los jugadores tomateros, que trás volver a Regional de Aficionados tras un duro paso por la provincial, cierran la tabla sosteniendo el farolillo rojo.

Se nos va un 2013 que si que nos dejó a Alejandro García en un Europeo de Natación, o a Jaime García Romo, charro él en un club zamorano, en el un Europeo de Cross. Nos dejó también los buenos resultados de Eva Barrios, de Laura Pedruelo o de Victoria Fraile. Nos dejó la constancia y el empeño de Posado, de Manso, de Pequeño. Nos dejó al Salvamentos zamorano y benaventano con una salud de hierro, y al taekwondo cosechando éxitos en todas las categorías inferiores.

El 2013 le dió la oportunidad a Marta Ariza de seguir peleando por llegar, algún día, a la Formula 1, y nos dejó a Rubén Sastre triunfando una vez más. El año que se escapa nos ha permitido seguir teniendo a dos equipos en EBA o disfrutar, ahora que se va, de Iñaki Martín, del que yo he aprendido.

Pero si hay algo que nos deja este 2013 es poco dinero en los bolsillos de los clubes, poco dinero en los bolsillos de los deportistas, poco dinero en los bolsillos de los aficionados. El 2013 ha maltratado al deporte zamorano, como lo ha hecho con el conjunto de la sociedad y el 2014 parece venir con las mismas intenciones.

Se va un año con luces, con sombras, con victorias, con derrotas, con alegrías, con penas, con días en los que nos ha costado ver salir el sol, se va un año cuanto menos, díficil.

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN