Menu

Boulesis (Día 1)

Boulesis (Día 1)

Como había prometido, aquí tenéis el primer capítulo de "Boulesis", espero que os guste. Recordad que subiré capítulo nuevo cada viernes.

"Boulesis" es una novela que pretende indagar en la mente del personaje haciendo partícipe al lector de la complejidad de la mente humana. Puede que al principio os encontreis perdidos o no veáis muy bien el sentido de ciertas escenas. En verdad nada empieza a cobrar sentido hasta el final de la historia.

No os entretengo más, aquí os dejo con la lectura. ¡Disfruten del relato!

"¿Qué puede salir de tu mente cuando dejas de pensar":

~~

Escribo porque siento que es la única forma de ser tomada enserio.
Escribo porque así siento que, de alguna forma, alguien me escucha.
Escribo porque no sé cuanto tiempo más podré aguantar siendo quien no soy.
Escribo porque así, quizás, llegue a comprenderme a mi misma.

Es extraño, ya no soy quien creía ser. Me he dado cuenta poco a poco de que hay algo más en mi, algo que aflora cuando menos lo espero, algo que no conozco... Lo que más me inquieta es no comprender ni yo misma las cosas que idea mi mente.
Puede que no sea más que el producto de mi imaginación, puede que me esté volviendo loca...

Desde que vine a vivir sola por razones de estudios, las cosas han ido empeorando. Cada vez salgo menos a la calle y creo que pasar tanto tiempo sin tomar contacto con nadie no es bueno.
Hoy decidí llamar a mi mejor amiga, pero no me cogió el teléfono, fue una punzada de soledad para mi. Fue una de esas veces que sientes que estás sola en el mundo.

Después de ese incidente y tras tantos días encerrada, decidí salir a la calle. Abandoné mi habitación, que estaba situada en una especie de sótano de un edificio y, nada más abrir la puerta, me encontré con el estrecho pasillo de paredes blancas impolutas que me llevaban a unas escaleras hacia la parte superior, hacia el (llamemosló "agonizante") exterior.

Recorrí el pasillo inquieta, con una sensación extraña que me hacía sentir algo así como una "presencia" a mi espalda, pero no estoy segura... Quizás hace ya tiempo que no siento ningún tipo de presencia.

Llegué a la puerta metálica que me separaba del piso de arriba y la abrí cuidadosamente. Cuando pude mirar a través de ella vi el portal del edificio, la puerta de cristal que daba a la calle dejaba entrar demasiada luz para mi gusto. Y sí, hacía tiempo que no veía la luz, pues mi habitación carecía de ventanas o algún otro tipo de contacto con el exterior, vivía prácticamente en una ratonera.

Cuando mis ojos se acostumbraron a la claridad, miré a través de la puerta. A pesar de ser sorprendida por la luz, fuera estaba el cielo nublado con pequeños indicios de tormenta, pero lo que más me inquietaba no era eso: no había nadie.
No había nadie por las calles, el bar de la esquina permanecía cerrado, las ventanas de la pastelería de enfrente estaban cubiertas por una cortina metálica... Comprobé mi reloj, marcaba las 18:56. Era una hora normal, la gente suele salir de casa a esa hora ¿no? Estaba sola y sentía miedo, mucho miedo.

Bajé corriendo a mi habitación, hice caso omiso del ruido metálico que la puerta hizo tras de mi, ignoré también la 'presencia' del largo pasillo de paredes blancas y entré en mi habitación.

Mi habitación no era del todo una habitación. Tenia lo básico: un pequeño salón con una televisión que no funcionaba (y me prometí a mi misma arreglar), una cocina que se comunicaba con el salón, una habitación pequeña con un escritorio, y un baño demasiado pequeño para mi gusto. Como ya he dicho antes, es como vivir en una ratonera, pero no me llega el presupuesto para mucho más y tenía una matrícula que pagar enla Universidad.

Quizás debería haber aprovechado las vacaciones de otra manera, quizás cuando empiecen las clases todo vuelva a su cauce, quizás, y solo quizás, todo ésto sean imaginaciones mías... Miré el portátil que ocupaba un espacio de mi pequeño escritorio. Me eché en la cama y seguí observándolo por un rato, pensativa.
"Mañana... Mañana lo encenderé e intentaré contactar con alguien...", me prometí a mi misma.

No recuerdo mucho más, pues entre el silencio sepulcral que inundaba mi habitación, percibí el suave chispear de la corriente eléctrica que recorría el cable copulativo del enchufe y la lampara que iluminaba la estancia. Y fue con ese dulce indicio de movimiento a parte del de mi entrecortada respiración, con lo que logré conciliar el sueño.

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN