Menu

Huele a estiércol

Zamora se ha levantado con un maravilloso olor a estiércol que nos recuerda quiénes somos. Maravilloso, sí. Y no porque huela a mierda, con perdón, sino porque esta es tierra de ganadería y de labranza.

Porque aún existen ciudades donde las cosas son de verdad, donde huele a pueblo y a faenas del campo, al ciclo de la vida y de la tierra. No es una coña, no. Huele maravillosamente a estiércol. Huele a humanidad y a casas bajas, a gente que aún se saluda y se conoce, a la cercanía de los animales y de las personas.

Leer más ...

Terroristas de 140 caracteres

(A la memoria de Bimba Bosé, de Víctor Barrio y por la recuperación del pequeño Adrián, que lucha cada día contra la enfermedad)

El prematuro fallecimiento de Bimba Bosé, una mujer fuerte, rabiosamente bella, una madre en el esplendor de sus 41 años, una luchadora valiente, ha vuelto a destapar las cloacas de internet donde se mueve lo más podrido de una sociedad que definitivamente está enferma y que ha perdido sus valores más elementales.

Leer más ...

Ribadelago, la memoria de los muertos

Quizá porque mi niñez vive escrita en sus aguas, quienes conocemos Sanabria como la palma de la mano llevamos cosido a la piel el silencio del viejo Ribadelago, las cruces erigidas en los solares que un día fueron casas, el recuerdo a media voz de quienes vivieron siendo muy niños la tragedia en sus carnes y a quienes ni Dios ni los hombres hicieron justicia.

Leer más ...

Carta a sus majestades mis padres

Cada cinco de enero el cielo se tiñe de luz naranja y desando el camino hasta la niñez para salir al encuentro a los únicos Reyes que conozco y reconozco. Sus Majestades los Magos, mis padres.

Y vuelvo a aquellas noches de Reyes en que mi madre nos ayudaba a repulir los zapatos (uno, en el balcón; otro, junto a la chimenea) y nos mandaban pronto a la cama, porque si no no vendrían los tres Magos. Mis hermanos y yo jurábamos que los escuchábamos taconear sobre los tejados, descender por la chimenea y comer los dulces de almendra que dejábamos en una bandejita, en la que por la mañana solo había un puñado de migas, con el rastro de licor en un vaso y enormes paquetes de regalos.

Leer más ...

Carta a la niña Nadia

Quizá sea tu enfermedad, pequeña Nadia, la isla que te salve de saber las circunstancias que rodean tu caso, tu paso por los programas y platós, tu exposición a la opinión pública por la falta de escrúpulos de unos padres que han hecho de tus males una máquina de hacer dinero tocando las tripas de las gentes de bien.

Leer más ...

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN