Menu

Y hoy comemos Sanantonada en cazuela de barro de Pereruela como mandan los cánones y la tradición. Receta Sanantonada u Olla de San Antón

Y hoy comemos Sanantonada en cazuela de barro de Pereruela como mandan los cánones y la tradición. Receta Sanantonada u Olla de San Antón

La festividad de San Antón se celebra el 17 de enero como de costumbre y es tradición llevar a las mascotas a bendecir. En el caso de los estómagos la bendición de este día viene de manos de la San Antonada. 

San Antón, representado en la iconografía cristiana con un cerdo a los pies como símbolo de dominación de la impureza, es honrado en muchas zonas de España el día 17 de enero con diversos platos típicos. Uno de ellos, que es el que vamos a tratar hoy es la Olla de San Antón o Sanantonada, que consiste, básicamente, en un plato de alubias con matanza de cerdo.

La preparación y el nombre del receta difiere según la zona donde se prepare, aunque la base de la elaboración de este plato es prácticamente igual hay en zonas en las quese le conoce como Olla de San Antón, mientras que en otras como Sanantonada.

Violeta Cabañas como todos los años nos recuerda la Sanantonada zamorana y que por supuesto servida en una maravillosa cazuela de barro de Pereruela hoy será plato del día en cientos de hogares zamoranos.

LA RECETA

Ingredientes

500 gr. de alubias blancas

1 oreja de cerdo

1 mano de cerdo

Medio morro de cerdo

2 atados de chorizo

150 grs. de jamón

Rabo de cerdo

Morcilla

1 cebolla

2 hojas de laurel

2 ajos

Sal

Preparación

Previamente a la preparación de la Santantonada, pon las alubias a remojo, entre 12 y 24 horas antes.

En primer lugar hay que preparar los productos del cerdo. Limpia, cuece en agua con sal y trocea el morro, la oreja, la mano y rabo. Reserva las carnes y el caldo.

A continuación, en una cazuela amplia se ponen las alubias con el caldo, un casco de cebolla, el laurel, los ajos, el chorizo en rodajas y el jamón cortado. Deja cocer hasta que las alubias estén bien tiernas. Entonces, agrega el picadillo que reservado y deja que todo dé un hervor. Rectifica de sal si fuera necesario.

La morcilla cuécela por separado e incorpórala después, para que no quede deshecha.

¡Espero que os guste y que os quede tan buena como a mí!

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN