Menu

Daniel Pérez: "La sociedad zamorana ha adquirido un altísimo nivel cultural en estos 25 años" Destacado

  • Escrito por 
Daniel Pérez, director del Teatro Principal desde su reinauguración hace 25 años Daniel Pérez, director del Teatro Principal desde su reinauguración hace 25 años

El director del Teatro Principal afirma que sin el público y los creadores zamoranos "nada de esto habría sido posible"

Desde que hace 25 años fuese reinaugurado el Teatro Principal, Daniel Pérez está al frente de la dirección del centro. Actor, escritor, poeta, guionista y director, Daniel vive por y para el teatro y destaca la evolución y el alto nivel del público zamorano en este último cuarto de siglo. La celebración de la efeméride pasa por ser un homenaje tanto al público como a los creadores zamoranos.

-Varios actos conmemoran en estos días el XXV Aniversario de la reinauguración del Principal. ¿Con qué filosofía se ha programado la efeméride?

-Queremos que sea una programación muy abierta y participativa: exposiciones, jornadas de puertas abiertas, la presencia de los artistas de Zamora...en definitiva el concepto básico es que el teatro es de todos, que el milagro es posible gracias a los espectadores y a esa importante base de creadores que tenemos en la ciudad. Más que una fecha, lo que queremos celebrar es ese compromiso. Celebrar y a la vez agradecer. Esto es por y para el público, al que queremos premiar por su fidelidad y por convertir el teatro en un punto de encuentro, en un referente en la vida de la ciudad, así como queremos premiar de forma simbólica a todos los que hacen de las artes escénicas una forma de vida en Zamora. Sin ellos, público y artistas, nada de esto hubiera sido posible.

-Veinticinco años son muchos o son pocos, según se mire. Uno echa la vista atrás y...

Daniel Pérez posa en un rincón del vestíbulo del teatro-Uffff...pues se ha pasado media vida así. Parecía mentira, pero aquí estamos, veintincico años después. Qué te voy a decir...Veinticinco años en cualquier trabajo es un periodo muy intenso. Ha sido un tiempo muy dedicado a la gente, porque eres consciente de que trabajas y compartes con ellos sus momentos de ocio, su tiempo libre. No te voy a decir que es tan arriesgado como, por ejemplo, el trabajo de un médico, que tiene entre sus manos vidas humanas. Pero si te lo tomas en serio sí es un trabajo muy comprometido, que exige mucha responsabilidad. Tengo la suerte, además, de contar con un equipo magnífico, unos compañeros que han seguido la marcha de esto y que se han sabido comprometer y amar lo que hacen. Y quiero destacar también el compromiso del Ayuntamiento. Ahora está muy de moda tirar por tierra a las instituciones, pero no sería justo. Son muchos los documentos que hay que hacer en el día a día, los conocimientos técnicos que tenemos que pedir...siempre hemos recibido ayuda de todo el mundo, incluido el compromiso político. Me parece muy de justicia reconocerlo.

-Hace 25 años era Narciso Yepes quien abría la sala con un concierto de guitarra al que asistió la Reina Sofía. Ahora apuestan por una gala del Golden Apple Quartet. Dos estilos, dos conceptos muy distintos. Y dos épocas también distintas.

-No hemos querido hacer un concierto de conmemoración al uso. Nuestra idea de celebración es compartir con el público: es indudable que sin el público y sin las compañías que pasan por el teatro, esto no sería posible. La sociedad zamorana ha evolucionado mucho en estos 25 años, ha adquirido muchísimo nivel. No quiero ser un museo, si no algo vivo. Celebramos 25 años de la reinauguración, pero después de los 400 que tenía el teatro como Corral de Comedias. Ahora es cuando tenemos que mirar hacia adelante más que nunca. En Zamora ya hay museos para conocer la historia y el arte escénico es algo vivo, que se reinventa día a día. Nosotros, el teatro, no queremos vivir de lo que fue. Nada más.

-En esta vorágine, ¿qué es lo que queda de aquel muchacho cantautor, del actor, del poeta y del escritor que es Daniel Pérez?

-Del actor, nada. Sólo me sirve para indicar en mis montajes qué es lo que me gusta y lo que no, lo que está bien o mal hecho. El cantautor queda reservado para mis amigos. Y sigo escribiendo y dirigiendo, con la suerte de tener varias obras por ahí en distintos escenarios y compañías. Sé que las cosas no son iguales, pero ahora conozco más mi oficio. Las personas nacen y mueren varias veces en la vida.

 

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN