Menu

Sanzoles vive la fiesta del Zangarrón Destacado

Sanzoles vive la fiesta del Zangarrón

Sanzoles vive su fiesta, el cambio de ciclo que otrora estaba marcado por las fiestas invernales, hoy continua dirigiendo las cientos de vidas de la localidad. El Zangarrón de Sanzoles salía esta mañana entre gentío para abrir la temporada de mascaradas.


Siete y media de la mañana: resuenan los cencerros, el movimiento acompasado del gentío rompe el fresco de la alborada, los cuerpos entumecidos van poco a poco entrando en calor, las sopas de ajo y los restos de alcohol hacen efecto. El Zangarrón, ya vestido pero sin careta espera en una esquina, se levanta y comienza a estirar. La hora está a punto de llegar.El Zangarrón esta mañana

Ocho y media, el bullicio se calma durante unos segundos, hace el tamborilero la señal, todos salen y comienza la fiesta.
Los quintos adoptan su papel de bailonas, se colocan en la fila y comienzan a sonar las castañuelas, Sanzoles resuena en los alrededores, el ritmo pegadizo se mete en la cabeza. No importa el frío, el Zangarrón calienta las piernas de muchos jóvenes a "vergazajos", cuida de lo suyo, mantiene las filas. Desde la calle San Sebastián hasta las Cuatro Calles la gente corre, el bullicio no para. Al llegar, el tamborilero comienza con el "Baile del Niño", el Zangarrón continúa intentando controlar a las masas, las bailonas completan la danza y el tiempo se para.

Nueve y media: los jóvenes mantienen la tradición, huevos y chorizo para almorzar. Los quintos salen en parejas a felicitar las pascuas. El Zangarrón en soledad, seguido por una decena de niños, va pidiendo por las casas. Toca descansar hasta la hora de misa.Baile del niño

Once y media: los quintos acompañan al Santo en la eucaristía, el Zangarrón que no puede entrar a la iglesia da vueltas a la plaza le sigue una marabunta con cencerros. A la salida sacan al santo en procesión y los quintos vuelven a bailar. Al finalizar visitan la casa del párroco y hacen el "pasacalles".

Una y media: los quintos llegan a las Cuatro Calles de nuevo, bailan para todo el público que se arremolina allí, el Zangarrón echa alguna carrera para conseguir el preciado billete y tras los últimos compases finaliza la función.

Cada año se concentra más gente en Sanzoles para descubrir esta mascarada declarada de Interés Turístico Regional. El ambiente tradicional pervive en el municipio, el espíritu del cambio, de alcanzar la madurez y de cuidar lo propio continúa un año más.

ZangarrónZangarrónZangarrónZangarrónZangarrónZangarrónZangarrónZangarrónZangarrónZangarrónZangarrón

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN