Menu

Censura

  • Escrito por 
Censura

"Es el doble rasero, la ley del embudo de quienes claman por la libertad aunque sea a costa de la los demás. Es el "prohibido prohibir menos cuando prohíbo yo".

Hace unos años Ayuntamiento de Barcelona bajo el mandato de Xavier Trías, del PDeCat, prohibió colocar una fotografía de Juan José Padilla como cartel anunciador de una exposición del World Press Photo. La fotografía era un maravilloso retrato del prestigioso fotógrafo internacional Daniel Ochoa de Olza que representaba al torero calándose la montera en la tarde de su "resurrección", aquella tarde en que Padilla regresaba a los ruedos tras el gravísimo percance de Zaragoza en el que perdió un ojo. Aquella imagen de un hombre, de un torero, mirando al frente con un antifaz, se convirtió entonces para muchos, taurinos y profesionales de la fotografía, en un símbolo contra la censura.

padillabarcelonaDespués, un par de años más tarde, el mismo Ayuntamiento, esta vez con Ada Colau al frente prohibió expresamente colgar una maravillosa fotografía artística de José Ramón Lozano que formaba parte de una magnífica campaña de publicidad de la Feria del Pilar en Barcelona. La foto era un daliniano retrato de Morante en blanco y negro con el nombre de Dalí, "Salvador", tatuado en su torso desnudo. El edificio donde iba a ser colgada la fotografía dejó de percibir 62.000 euros en concepto de publicidad.

Ahora es el PDeCat el que pide a Ada Colau que las obras retiradas en ARCO sobre los "presos políticos" catalanes, que son políticos presos, porque en esto el orden de factores sí altera bastante el producto, se exhiban en el Ayuntamiento de Barcelona. En esa institución adalid de la libertad que pisotea desde hace años la libertad de los miles de taurinos catalanes donde, no lo olvidemos, se recogieron más de las 200.000 firmas que se aportaron para que prosperase la declaración como Bien Cultural de la Tauromaquia de España.

Ninguno de los que ahora se rasgan la camisa y se golpean el pecho, de los que ahora claman contra la censura y tiran de "memoria histórica" abrieron entonces la boca con dos actos que atentan claramente contra la libertad de expresión, la individual, la creativa y la artística. Todos se callaron como putas. Eso, más bien, se llama memoria selectiva. Se llama hipocresía y doble rasero.

Es claro, eran ellos mismos los opresores, los inquisidores; los que deciden, en función de sus criterios personales, qué debe y qué no debe autorizarse, como decidieron vetar el rodaje de la serie "Isabel" porque desbarataba sus delirios históricos, porque desmangaba el chiringuito nacionalista, con zeta, que tienen montado a costa de fracturar gravemente a toda la sociedad. Ellos eran los censores, aunque su censura, sus mordazas, sus prohibiciones contravengan la Ley y la Constitución, aunque pisoteen los derechos de miles de personas, su pan, su paz y su libertad. Es la nueva democracia. "Su" nueva democracia.

Es la ley de doble rasero, la hipocresía que practican a diario los pijoprogres y los maricomplejines, los nuevos fascistas que disfrazan su autoritarismo de izquierda insultando a los librepensadores de la izquierda; que maquillan su dictadura de democracia ensuciando la democracia. Es la ley del embudo de quienes claman por la libertad aunque sea a costa de la los demás. Es el "prohibido prohibir menos cuando prohíbo yo".

No a la censura. No a las prohibiciones. A todas, señores. A todas.

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN