Menu

Parad el mundo con nosotras

  • Escrito por 
Parad el mundo con nosotras

"Por el orgullo de ser, de sentirnos, de sabernos mujeres, paremos el mundo. Hombres y mujeres. Tomemos las calles. Paradlo con nosotras".

Quedan apenas unas horas para un 8 de Marzo que será una fiesta, un clamor por la libertad, por la convivencia, con acento femenino, plural. Un 8-M en el que tenemos que parar el mundo e incluso darle la vuelta a la Tierra para que la sociedad avance hacia una igualdad real, para que llegue el día en que las mujeres y los hombres no necesitemos ningún Ocho de Marzo para denunciar la brecha salarial que es un insulto, un abismo; la discriminación, la violencia, la exclusión laboral y social en que aún vivimos las mujeres del siglo XXI.

Las reivindicaciones de la huelga, los principios que la sustentan, son irrenunciables para aquellos que creemos que nadie es más que nadie. Por justicia, por dignidad, por ley, paremos el mundo, alcemos la voz, tomemos la calle. Hagámoslo, pero hagámoslo hombres y mujeres; hagámoslo juntas, hagámoslo juntos, porque en esta batalla, en esta lucha social, hombres y mujeres tenemos que ser feministas, aliados, compañeros. Por nuestras hijas, por nuestras madres, por nuestras hermanas, por nuestras compañeras, por las que murieron defendiendo nuestros derechos. Las nuestras. Las vuestras.

Hombres y mujeres tenemos que ser feministas para construir hombro con hombro una sociedad más justa y más igualitaria; feministas para reconocer juntos que estamos condenados a entendernos, a respetarnos, a convivir y a defendernos, a querernos, a completarnos; feministas para proclamar que el sexo no es ninguna barrera, ni ninguna excusa ni ningún privilegio para un trato desigual, para un agravio, para una bofetada, para una imposición.

Tenemos que ser feministas para educar a nuestros hijos en esa igualdad que pregonamos y no practicamos; para desterrar prejuicios, para garantizar la libertad, la integridad, la seguridad de las mujeres en un mundo de hombres y mujeres que siempre gira a contracorriente.

Quizá sean las mujeres madres, las mujeres amas de casa, las de la economía sumergida; esas mujeres que "no trabajan", que no figuran, que no cuentan, las que no puedan salir hoy a la calle porque son madres o cuidadoras a tiempo completo, porque no pueden hacer un parón en su jornada de 24 horas sin reconocimiento ni sueldo, las que cuelguen un blanco delantan en su balcón. Quizá tampoco noten el parón las eternamente paradas porque fueron despedidas en sus trabajos o no fueron seleccionadas por el mero hecho de ser mujeres. Quizá sean las maltratadas, las acosadas, las sometidas, las que hoy no puedan alzar la voz por si les parten la cara. Tampoco podrán salir las que perdieron la vida por intentar ser libres.

Seamos hoy su voz y su rostro. No nos quedemos en el feminismo excluyente que olvida que la sociedad es un engranaje que tenemos que encajar hombres y mujeres para que pueda moverse de verdad el mundo. No nos quedemos en el feminismo secuestrado por radicales, en el delirio del enemigo a abatir, de la confrontación ni las barreras. Somos muchos los hombres y mujeres que queremos gritar, que queremos reivindicar el Día de la Mujer, que sabemos que si la mujer baja los brazos se para el mundo. Que si la mujer abre los brazos construye una casa, abraza, abrasa. Que nosotras paramos; que nosotras parimos. Maravillosas, mágicas mujeres.

Paremos el mundo juntos en este Día de la Mujer. Izquierdas y derechas, tirios y troyanos, internos y mediopensionistas, jóvenes y ancianos; paremos el mundo. Y si no somos capaces de pararlo, si este mundo loco no escucha nuestras voces, si no da un paso al frente por nuestra dignidad, yo me apeo en marcha, me planto por todas vosotras, las que no podéis hablar, las humilladas, las sin libertad, las sin esperanza, las número cero.

Porque el mundo no dejará de ser una mierda, un sinsentido, un infierno, mientras haya una sola mujer que tenga que lamentar haber nacido mujer en un mundo macho; mientras haya una sola mujer con miedo, con dolor, con una mordaza, con una cicatriz, con una cadena. Porque somos la libertad, la palabra, la dignidad, el amor, la vida, el futuro. Somos la fuerza, la ira, la rabia, la tormenta y la calma. Vivas, rabiosamente vivas nos queremos.

Por el orgullo de ser, de sentirnos, de sabernos mujeres, tomemos las calles, paremos hoy el mundo, demos luz a un mundo nuevo.

Paradlo con nosotras. Paridlo con nosotras.

 

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN