Menu

¿Por qué no funcionan las dietas milagro y qué podemos hacer en su lugar? Destacado

¿Por qué no funcionan las dietas milagro y qué podemos hacer en su lugar?

Todos hemos caído alguna vez en el deseo de realizar una dieta "milagro", aquella que se caracteriza por la rapidez con la que se obtienen los resultados en cuanto a pérdida de peso. Si bien es posible adelgazar en un tiempo récord, el nuevo peso es mucho más difícil de mantener puesto que tienen un potente efecto rebote, es decir, un corto tiempo después de finalizar la dieta, se suele recuperar todo el peso perdido.

Resultados a largo plazo

Las acciones inmediatas a problemas con el peso que solemos arrastrar desde muy atrás pueden servir para motivarnos desde el principio a tomar las riendas de nuestra vida y a comprometernos. Sin embargo, no son soluciones definitivas, pues tienen un efecto a corto plazo. Para conseguir perder peso de manera segura y estable tenemos que, primero, encontrar el origen a nuestro problema y pedir recomendaciones en una consulta dietética profesional sobre qué es lo mejor para nosotros.

De momento, podemos afirmar que siguiendo una serie de consejos podemos conseguir nuestros objetivos y empezar el recorrer el camino que nos lleve a tener el aspecto físico deseado. En general, llevamos un ritmo de vida acelerado y no nos da tiempo a nada, no obstante, gracias a internet podemos encontrar numerosos sitios profesionales como la web de Naturmeal, donde obtendremos consejos y recomendaciones dietéticas profesionales, además de encontrar los mejores productos dietéticos del mercado para regular y perder peso.

Comer más y mejor, no menos

Otro de los problemas más frecuentes que suelen presentar las dietas milagro es la monotonía de los alimentos que se suelen tomar. Lo mejor para motivarnos a mantener una alimentación sana durante un mayor periodo de tiempo es la variedad de productos que ingerimos.

La mayor parte de los problemas de peso se ocasionan porque la persona se priva de comer, entonces el organismo interpreta esto como una emergencia y empieza a acumular grasa de cara el futuro y a no gastar tanta energía, lo que puede derivarse en un estado de cansancio general a lo largo del día para realizar actividades básicas.

Para enfrentarnos a este problema, lo mejor que podemos hacer es buscar todos aquellos alimentos que nos sienten bien y que nos gusten, hacer una lista con ellos y consumirlos más a menudo. Por ejemplo, no se trata de no cenar nada, sino de prepararnos sopas, cremas de verdura, pescado o incluso variadas ensaladas, y para los momentos de entre comidas, consumir mayores cantidades de fruta, frutos secos o incluso bebidas agradables y adelgazantes como el té verde o el café negro.

Comer varias veces al día tiene sus ventajas, nos ayuda a reducir el estrés, nos mantenemos saciados y no sufrimos ansiedad, nuestras digestiones se vuelven mejores y tenemos mayores cantidades de energía. Por lo tanto, la próxima vez, en lugar de comer menos, busca los mejores alimentos para consumir durante el día y que tengan beneficios.

La importancia del ejercicio físico

Por muchas dietas que realicemos, si no acompañamos estas con una buena rutina, es imposible que consigamos unos resultados eficientes para siempre. No sirve para nada el tiempo ni la inversión de energía que le ponemos al seguimiento de una dieta si los resultados de esta no pueden mantenerse en el tiempo. El cuerpo y nuestro estado de ánimo es un claro y directo reflejo de nuestro estilo de vida, por lo que, para cambiar el cuerpo hay que empezar por hacer cambios en nuestra rutina diaria.

La práctica de ejercicio físico es uno de los mejores métodos para mantenernos en forma y sentirnos bien con nosotros mismos, tanto en lo físico como en lo psíquico. Además, empezar a hacer deporte siempre cuesta al principio, pero tenemos que tener en cuenta que al finalizar siempre nos sentimos mucho mejor, por lo tanto, seguramente nos tendremos que obligar las primeras veces.

Con una rutina estable de ejercicio físico podremos superar cualquier problema que tengamos con el peso, además de conseguir una mejor salud cardíaca y muscular, ya que mejoraremos el flujo sanguíneo y activaremos nuestro cuerpo y su metabolismo.

Cuidado con la deshidratación

Y la última de las cosas que hay que tener en cuenta es la hidratación, el agua es vital para nuestro organismo y su buen funcionamiento. Si no bebemos la suficiente cantidad, nuestro organismo puede empezar a sufrir, y una de las principales consecuencias es la acumulación de líquidos y de grasas.

Por lo que si nuestro objetivo es perder peso, es recomendable desde ya hacerse con una cantimplora y mantenerla siempre llena de agua, asegurándonos de que bebemos todo lo que necesita nuestro cuerpo. También podemos incluir bebidas calientes como las infusiones o el té verde, ya que, además de ser antioxidantes e hidratantes, ayudan a eliminar las toxinas de nuestro organismo.

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN