Menu

Ayer fue en Santovenia hoy en Faramontanos donde se gritó "no más cerdos"

  • Escrito por 
Ayer fue en Santovenia hoy en Faramontanos donde se gritó "no más cerdos"

Hoy Faramontanos de Tábara s eunía a la lucha de las localidades zamoranas que piden una política clara en los asentamientod e granjas industriales porcinas que diezman acuíferos y rompen cadenas naturales. Hoy en Faramontanos de Tábara se volvió a leer el comunicado que está siendo protagonista en plazas de pueblos y ayuntamientos y que pretende erradicar una forma de explotación ganadera que según la Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara no traerá más que desgracias y contaminación.

Este fue el comunicado leído en el día de hoy en Framaontanos: "Seguimos en la lucha. Tábara, Santa Eulalia, Peña Mira, Santovenia y, hoy, Faramontanos. Zamora continúa levantando la voz contra los proyectos de granjas industriales porcinas que administraciones como la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial se empeñan en vendernos como la solución de varita mágica contra la despoblación. Eso sí, escamoteando información y ocultando los graves perjuicios sanitarios y medioambientales, en forma de contaminación de las aguas subterráneas, la tierra y el aire, que se derivan de este tipo de explotaciones porcinas.

La Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara ha vuelto este domingo a sus orígenes, a Faramontanos de Tábara, pues seguimos muy de cerca la evolución del proyecto de Selección Batallé, que prevé la construcción de una granja industrial con capacidad para producir 78.000 lechones anuales. No crean que se nos ha olvidado esta barbarie industrial, por mucho que nos diga el Ayuntamiento (y de muy malos modos, por cierto), que el proyecto se encuentra paralizado.

Selección Batallé sigue adelante con su intención de construir una granja industrial en Faramontanos de Tábara y ya ha presentado el modificado del proyecto que se le exigió desde el Ayuntamiento a finales del pasado año. Ahora le toca al arquitecto de la mancomunidad darle el visto bueno y, cuando eso suceda, lo único que nos separará del inicio de las obras de construcción de la granja será la licencia ambiental.

La pelea entre el Ayuntamiento y la Junta para determinar a quién le corresponde dar esa licencia no es más que una pantomima y, para cuando nos queramos dar cuenta, Batallé dispondrá del documento y podrá retomar las obras que comenzó hace un par de años con la construcción de la balsa (que ahí sigue, llena de agua procedente de los acuíferos y habitada por las ranas).

Por ese motivo, la Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara le pide al Ayuntamiento que, si de verdad está en contra del proyecto como aseguran, que haga todo lo que esté en sus manos para parar de manera definitiva el proyecto de la explotación porcina en Faramontanos. No nos valen las buenas palabras en los corrillos o en los bares, ni excusas de mal pagador, ni por supuesto amenazas e intentos de amedrentar al colectivo vecinal o alguno de sus miembros.

La Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara vamos a continuar luchando contra los proyectos de granjas industriales porcinas, a seguir manifestándonos, exigiendo información con transparencia y denunciando el oscurantismo administrativo al que nos tienen acostumbradas administraciones con el Ayuntamiento de Faramontanos. Sí, aquí también siguen escamoteándonos información. Se pongan como se pongan, es un hecho que podemos demostrar.

Y seguiremos luchando porque del resultado de nuestra lucha dependerá el futuro de nuestros pueblos. Aquí, en Faramontanos, el proyecto de granja de Selección Batallé pone en riesgo el abastecimiento de agua potable, un bien escaso en el municipio. Se han tenido que realizar importantes inversiones para garantizar así el suministro a los vecinos, que sigue siendo limitado en momentos en los que la población crece, como el verano. Y, ahora, parece que los cerdos son más importantes que los vecinos.

La granja industrial porcina de Selección Batallé, según su propio proyecto, requerirá de 189 millones de litros de agua para su funcionamiento anual, para criar esos 78.000 lechones. Si Batallé extrae todo el agua de nuestros acuíferos, ¿qué ocurrirá con los vecinos? ¿tendremos que abastecernos con garrafas de agua de compra mientras los cerditos beben el agua de nuestros manantiales?

Sin embargo, los efectos perniciosos de las granjas industriales porcinas sobre el agua no se limitan solo a los problemas de abastecimiento. Los purines, que tanto defienden algunos agricultores pues serán ideales para abonar sus tierras y ahorrarse mucho dinero en fertilizantes químicos, son altamente contaminantes. Queman las parcelas hasta hacerlas inservibles y contaminan el subsuelo, de modo que el agua de los acuíferos acabará contaminada y, entonces, sí que tendremos que dejar de beber agua del grifo.

Desde la Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara queremos conocer el estado actual del agua que se bebe en Faramontanos. No nos vale con un análisis básico, bacteriológico, cuyos resultados se pueden corregir con unas gotas de cloro. Sino que exigimos un análisis en profundidad, completo.

Los riesgos son reales, están demostrados y los están sufriendo en otras partes de España, donde las granjas porcinas también se expandieron sin control y generaron tal contaminación que ahora se están cerrando. Mientra, se intenta revertir la contaminación con grandes inversiones de dinero público. Los beneficios se los llevan siempre los empresarios y para arreglar los desperfectos, los impuestos de los ciudadanos.

Así que SÍ, la Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara va a seguir luchando, con todos los instrumentos a su alcance, para evitar que la comarca de Tábara se convierta en uno de los estercoleros de la provincia de Zamora

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN