Menu

La Diputación aprueba un presupuesto de más de 63 millones de euros para 2020

Equipo de Gobierno de la Diputación en el pleno de este viernes 14 de febrero | Foto E. S. D. Equipo de Gobierno de la Diputación en el pleno de este viernes 14 de febrero | Foto E. S. D.

Este viernes tocaba pleno especial en la Diputación, ya que en la institución provincial se votaban los presupuestos que el equipo de Gobierno, compuesto por Ciudadanos y el PP, ha diseñado de cara a la presente anualidad de 2020. Como ya es costumbre cuando se dirimen las cuentas en La Encarnación, el debate político entre los grupos de la cámara se eleva y las tensiones crecen. A pesar de ello, los presupuestos de la provincia (63,5 millones de euros) para este curso han salido con el apoyo del PP, Ciudadanos (representado en el presidente Francisco José Requejo) y el ahora diputado no adscrito (Tomás del Bien; por el contrario, el PSOE se ha abstenido al considerar que los presupuestos no respondían a las necesidades de toda la provincia y tenían un carácter muy local con la propia ciudad de Zamora, y en contra ha votado el grupo de Izquierda Unida, que a través de su portavoz, Laura Rivera, ha calificado la partida presupuestaria como “la peor de la historia de la democracia”.

Curiosamente, en esta ocasión el principal foco de las críticas no ha sido el presidente, el los vicepresidentes o, incluso, el documento con los presupuestos que se votaban esta mañana de viernes, sino que gran parte de los conflictos dialécticos que se han vivido en el salón de plenos de la Diputación han sido en torno al portavoz del PSOE, Eduardo Folgado, que no solo ha tenido más de un encontronazo con el equipo de Gobierno, sino que también ha protagonizado un momento de tensión con el diputado no adscrito, hasta ayer diputado socialista, Tomás del Bien.

Folgado se enzarza con el equipo de Gobierno y con Tomás del Bien

Folgado se ha dirigido en varias ocasiones al presidente de la corporación, Requejo, como “copresidente”, una fórmula muy utilizada desde el PSOE Zamora para aludir a lo que ellos consideran una supeditación del mandatario provincial, representante de Ciudadanos, a sus compañeros de coalición, formada enteramente por miembros del PP y que tiene en José María Barrios, primer vicepresidente de la Diputación, su cabeza más visible.

Igualmente, ha reprochado al equipo de Gobierno que en el presupuesto se presenten cerca de un veintenar de subvenciones nominativas (es decir, partidas económicas que se aplican para obras en un determinado municipio sin ser licitadas a concurso), una reconvención que también ha realizado el grupo de Izquierda Unida. Sin embargo, Folgado ha solicitado al gobierno provincial que justifique por qué “en la práctica totalidad de estas subvenciones los municipios receptores de las mismas son del Partido Popular, algunos de los cuales sus alcaldes son diputados provinciales”; además ha destacado que “el único municipio que no es del PP y recibe una subvención de este tipo es que tiene por alcalde al diputado no adscrito (en referencia a Tomás del Bien)”. “¿Por qué a Toro y no a Villabuena del Puente? ¿O es que solo quieren su voto?” preguntó intencionadamente el portavoz del PSOE.

Estas dos cuestiones, la de las numerosas alusiones al “copresidente, coequipo” y la insinuación a una posible intercambio de votos por subvenciones hizo saltar tanto al presidente de la Diputación, como al alcalde de Toro. En primer lugar, Requejo –que había mantenido un tono distendido, incluso jocoso al inicio del pleno– afeó al portavoz del PSOE sus continuas “faltas de respeto” y le solicitó que “guardara el respeto institucional” que correspondía en el órgano provincial. “Cuando usted se dirija a esta presidencia lo hará como señor presidente y no como copresidente, guárdese eso para la prensa”, sentenció Requejo. Jose María Barrios, en una intervención posterior, cerró filas en torno a Requejo y calificó la actitud de Folgado de “niñerías”.

Por su parte, el diputado provincial por Toro, Tomás del Bien, que minutos antes del pleno había anunciado que denunciaría al PSOE por su expulsión del partido, se mostró todavía más duro que sus predecesores con el portavoz socialista. Tras pedir respeto para la institución y la presidencia, cargó contra Folgado con una retórica cargada de retranca y sarcasmo no especialmente velado: “Le pido que guarde las formas. A usted no le llamamos coalcalde a pesarde que gobierna junto a Ciudadanos en su municipio, ni tampoco le llamamos coportavoz a pesar de que sus intervenciones dubitativas nos hagan pensar que ni si quiera se cree lo que constantemente lee. Aprenda de la educación y la oratoria de la portavoz de IU, que aunque pueda discrepar siempre lo hace desde el respeto y proponiendo”.

La oposición carga contra las cuentas

Folgado no siguió alimentando el fuego y limitó sus siguientes intervenciones a criticar los presupuestos, de los cuales dijo que eran una versión continuista de los presupuestos de Maíllo y Martín Pozo (anteriores presidentes populares de la Diputación), que desatendían a los pueblos en favor de la localidad de Zamora y que carecían de un Plan de Dinamización Económica y Social como el que dispone la provincia de Soria.

Por su parte, la portavoz de IU tildó la partida presupuestaria como “la peor de la historia de la Diputación desde la restauración democrática en nuestro país”, afirmó que son unos presupuestos que “se olvidan de 229 municipios, puesto que solo 18 pueblos reciben casi cinco millones de subvenciones nominativas, o lo que todo el mundo entiende como subvención a dedo” y acusó al equipo de Gobierno de mentir “cuando se habla de 12 milones de inversiones, porque se trata de inversiones a remanentes y no dentro del plan provincial”.

“Los mejores presupuestos acorde a la ley”

Por su parte, José María Barrios fue el principal encargado, aunque con alguna que otra intervención corta del presidente José Francisco Requejo en este mismo sentido, de contestar a las acusaciones de la oposición. Barrios afirma que estos presupuestos son “los mejores que se pueden hacer acorde a la ley”. Los calificó de “equilibrados y ligeramente superiores, en un 0,22%, respecto a los de 2019”. Asimismo, dio a conocer su sorpresa por las críticas de Izquierda Unida a las subvenciones nominativas “cuando en el presupuesto de Zamora podemos contar hasta 69 partidas en este sentido, no 18 como aquí se dicen”.

PRESUPUESTOS

Este año la partida presupuestaria de la Diputación se ha fijado en 63.496.452,32 euros. Cuyos gastos se reparten de la siguiente manera:

  • Personal: 18,7 millones de euros
  • Bienes corrientes y servicios: 25,8 millones de euros
  • Financieros: 60.0000 euros
  • Transferencias corrientes: 13,4 millones de euros
  • Contingencia: 400.000 euros
  • Inversiones Reales: 2,9 millones de euros
  • Transferencias de capital: 2 millones de euros
  • Activos financieros: 130.000 euros.
volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN