Menu

Vadillo de la Guareña resiste al COVID-19 sin afectados y con sesiones de música

Vadillo de la Guareña resiste al COVID-19 sin afectados y con sesiones de música

Vadillo de la Guareña sigue aguantando la temida pandemia sin infectados entre sus habitantes. Una de las poblaciones que aguanta sin contagios.

El día a día ha cambiado relativamente ya que el trasiego de tractores continua pero sus habitantes raramente pisan la calle. Los panaderos por la mañana, las Asistentas de personas mayores y alguna persona que se desplaza hasta una de las dos tiendas con que cuenta el pueblo es el triste trasiego que desde nuestras ventanas podemos observar. A pesar de no contar oficialmente con personas infectadas, dos "Vadillejos" que se encontraban en sendas residencias de Ancianos de Salamanca y Fuentesaúco, han fallecido lo que ha sumido al pueblo en una solidaria Tristeza.

Durante la Semana Santa, el pueblo no ha recibido visitantes lo que ha dado tranquilidad, algo que el Ayuntamiento había pedido a los vecinos que con frecuencia vienen a visitar la localidad. La Farmacia del pueblo ha estado desasistida de mascarillas, pero varias Vecinas se pusieron manos a la obra para hacerlas manualmente y donarlas a las Residencias de Fuentesaúco, Valladolid y posterior realizarlas para los habitantes del pueblo.

Los sábados y a partir de las 19:00 horas, un vecino del pueblo ameniza durante una hora a todo el pueblo con un nutrido repertorio de canciones que los propios habitantes piden en el muro de Facebook "Vadillo de la Guareña y sus Gentes" durante el transcurso de la semana. De nuevo este sábado, "Venancio DJ" comenzará con "RESISTIRE" a intentar levantar la moral tanto a los vecinos del pueblo como a los que a muchos kilómetros conectan en directo con la intención de ver y charlar online con sus convecinos, el sentirse unido das mas fuerza para seguir luchando sobre todo en personas que se encuentran solas.

Cada tres o cuatro días, las calles son desinfectadas. Se nota en demasía la falta de niños en las calles. Son pocos, pero la hora del recreo y su bullicio dan sensación de vida y es de agradecer.

Es difícil saber en qué día de la semana estamos. La falta de la misa del domingo y posterior paso por los bares con que cuenta el pueblo a tomar el aperitivo no diferencia unos días de otros.

Pertenecemos a la España "VACIADA". Resistimos la despoblación y resistiremos al "Bicho".

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN