Menu

Villabuena del Puente: el peligro de salir a comprar el pan en un pueblo cubierto por la nieve y el hielo

Villabuena del Puente: el peligro de salir a comprar el pan en un pueblo cubierto por la nieve y el hielo

Algunas de las calles del pueblo siguen intransitables desde el domingo, después de la nevada que dejó tras de sí "Filomena". En los sombríos, la nieve se ha convertido en hielo y el hielo en agua con el consiguiente peligro para los vecinos de este municipio de 720 habitantes que alberga una residencia de mayores. El alcalde, Constantino de la Iglesia, asegura que no han visto ni una máquina quitanieves tras el temporal.

 

Para estos vecinos salir a comprar el pan se ha convertido en una tarea peligrosa. Llevan cuatro días sorteando la nieve y el hielo. La primera caída no tardó en llegar. El pasado lunes, una mujer de 68 años se cayó y se rompió un pie, según confirmó el regidor municipal. Sin embargo, un vecino de la localidad apunta que ha habido alguna caída más sin consecuencias graves.

Constantino de la Iglesia afirma que si bien la calle principal está despejada de nieve, lo que permite a los vecinos transitar por ella para, al menos, para hacer las compras diarias, reconoce que el deshielo la hace peligrosa. "Y llegan las caídas", apostilla. 

El alcalde de Villabuena del Puente señala que ha intentado limpiar las calles con tractores, pero a pesar de la buena intención de algunos agricultores, "la nieve está congelada en los sombríos y las palas ya no la sacan". La única solución es arrojar sal, pero no la tienen, a pesar de que el municipio alberga un depósito. "Está vacío", asegura Constantino de la Iglesia, "supongo que por falta de previsión de la Diputación de Zamora".

NIeve.jpg

El primer edil de Villabuena del Puente indica también que "hemos llamado a la Diputación para que manden una máquina para echar sal en las calles, pero nos dicen que están desbordados". La aguacila se ha puesto en contacto con Cobadu y con un establecimiento de Moraleja del Vino para comprar sal en sus almacenes, pero las sacas no llegarán hasta mañana.

Mientras tanto, los vecinos, la mayoría personas mayores, salen a la calle con temor a caerse cuatro días después de un fuerte temporal de nieve que tiñó de blanco el pueblo y que, ahora, ha convertido sus calles en poco menos que una pista de patinaje.

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN