Menu

Fuentes de Ropel se vuelca con sus quintos

  • Escrito por 
Foto cedida a Zamora News Foto cedida a Zamora News

El sábado día 1 de Febrero, se ha celebrado la fiesta de los Quintos en la localidad de Fuentes de Ropel con un gran ambiente al que se ha sumado una climatología excelente.

Un total de 11 jóvenes realizaban la quintada cumpliendo los 19 años durante el presente año de 2020. ANDRES, ALAIN, SERGIO, GUILLERMO, FERNANDO, NIEVES, MARTA, JOSELIN, ADRIAN, RICARDO y RAUL fueron los Protagonistas de una tradición que data de Enero de 1731.

No cabe duda de que el acto más importante tras la misa y la comida familiar es la carrera de cintas en la que los protagonistas a lomos de sus caballos, intentan recoger una cinta ubicada entre dos postes. Hay que tener destreza para conseguir meter el puntero que porta el "Quinto", en el aro de que dispone la cinta para conseguir sacarla de la porta cintas ya que además de saber montar a caballo, hay que acertar con el puntero. Los Quintos, uno a uno va intentando hacerse con la consabida cinta ante la mirada expectante de sus Amigos, Familiares y Vecinos que llenan la zona habilitada para el acto mas importante de la Quintada.

Un día de fiesta que, sin lugar a duda, sus protagonistas, no olvidaran fácilmente.


HISTORIA DE LA FIESTA DE QUINTOS/AS EN FUENTES DE ROPEL

FUENTES DE ROPEL ha celebrado durante casi 3 siglos la fiesta de QUINTOS

La fiesta de quintos en Fuentes de Ropel, es una fiesta de gran arraigo y tradición, datándose su primera celebración el 17 de Enero de 1731, según recoge el libro "Historia de Fuentes de Ropel", escrito por el Licenciado en Filosofía y Teología e historiador aficionado, el ropelano D. Tomás Osorio Burón.

La fiesta de los quintos los protagonistas eran los mozos que entraban en quintas, o sea, que tenían que cumplir con el servicio militar obligatorio' por lo que durante muchos años eran sólo hombres los que participaban en los distintos actos que se celebraban en el día señalado que era el 17 de Enero festividad de San Antón. El día empezaba por la mañana con una Misa en honor a S. Antón y los Quintos para posteriormente celebrar una comida familiar.

A primera hora de la tarde, los mozos, adornados ellos y sus caballos con cintas, se reunían en la Plaza Mayor, Desde allí, al son de la música de Dulzaina, y en tiempos más modernos, de charanga, se dirigían al camino "judío" o camino de Villanueva, y allí se celebraba la "CARRERA DE CINTAS", que consiste en colocar cintas con una argolla cosida, en un cajón alargado y con un punzón había que sacarlas cabalgando a la carrera. En un principio sólo eran 4 cintas las que se colocaban, aunque últimamente este número de cintas han ido en aumento.

Después de coger todas las cintas, los quintos retomaban el camino de vuelta a la Plaza Mayor y allí, cada quinto repartía cintas decoradas a las mozas solteras para su lucimiento durante el día festivo. Continuaba la fiesta con un recorrido por parte de los quintos a todas y cada una de sus viviendas, acompañados de la música de Como se ha descrito hasta el momento, esta fiesta era el preámbulo para realizar "la mili" y de alguna forma pasar a la mayoría de edad, y se celebraba siempre el 17 de Enero.

A mediados de la década de los 70 del siglo pasado, se empezó a celebrar el día de los quintos, en coincidencia con la festividad de San Blas, patrono del pueblo. Este cambio en la fecha, fue debido en gran medida a que en Fuentes de Ropel, se celebraba tanto San Antón como San Blas, que distaban entre ambas festividades 15 días, y por eso,

desde los quintos y el Ayuntamiento, se decidió celebrar una sola fiesta y pasó a ser como segunda fiesta principal (después del Cristo de la Indias celebrado en Septiembre primera fiesta del pueblo) San Blas y los Quintos, celebrada el 3 de Febrero, aunque en los últimos tiempos se celebra en el fin de semana más cercano a dicha fecha.

En la década de los 90, y como no podía ser de otra manera, se sumaron a la fiesta como protagonistas y participantes las mujeres jóvenes y que bien le ha sentado a la fiesta este cambio, demuestran la misma o más destreza que los varones en la carrera a lomos de sus monturas y la fiesta se llena de más colorido, y como no, de más belleza. Quintos y Quintas todos juntos, PRECIOSO.

Ya entrados en este siglo XXI, una seria amenaza merodea esta celebración, y no es otra que la gran hemorragia demográfica que sufre el pueblo, sin apenas jóvenes, con pocas parejas en edad de formar familia...

Pero últimamente, gracias a los hijos, mejor dicho, ya a los nietos del pueblo residentes en distintas ciudades de la geografía española, los jóvenes en edad de ser quint@s, acuden al pueblo a celebrar con sus amigos esa gran fiesta, lo que hace que esta fiesta siga perdurando, aunque con cierta dificultad en los últimos años, a pesar de que algún año, no ha habido quint@s (aunque se sigue celebrando San Blas) y al ser pocos se juntan moz@s de dos quintadas distintas, el espíritu festivo y de tradición, se mantiene en este pueblo zamorano, con gran orgullo y alegría.

volver arriba

Secciones

Magazine

Deportes

Zamora News

Social Media

Canales ZN