Logo
Imprimir esta página

El Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora y las 9 Plataformas comarcales tachan de deriva el comportamiento de la Gerencia de Sanidad de la JCYL

El Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora y las 9 Plataformas comarcales tachan de deriva el comportamiento de la Gerencia de Sanidad de la JCYL

Transcurrida una semana ya de la huelga de los médicos interinos, el Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora y las 9 Plataformas comarcales que lo integran quieren recordar que llevamos cinco veranos consecutivos denunciando el desastre asistencial sanitario al que nos aboca la Consejería de Sanidad, la Junta de Castilla y León, con el mayor descaro y desvergüenza posible, y que en el mundo rural se percibe como un menosprecio total a los profesionales sanitarios, pero sobre todo una ignorancia de las necesidades de los usuarios del Sistema Público de Salud pese a que bien claro han señalado sus reivindicaciones en los respectivos Consejos comarcales del pasado mes de junio, y nuevamente ignoradas.

Si al desastre habitual veraniego se le añade la huelga indefinida de los médicos interinos, el comportamiento de la Consejería de Sanidad alcanza los máximos niveles de incapacidad e irresponsabilidad posibles. Venía sosteniendo todos estos años el Delegado Territorial de la Junta que con "menos medios y menos profesionales se podía mantener idéntico servicio " y esta semana pasada se ha comprobado una vez más que nada más lejos de la realidad, poniendo en evidencia que la Sanidad Pública en esta Comunidad está a la deriva y sin dar una sola respuesta a los problemas puntuales que se presentan.
Todos en esta Comunidad, menos su Presidente, Juan Vicente Herrera coincidimos que el actual equipo directivo de la Consejería de Sanidad carece de ideas y de voluntad para corregir los innumerables errores cometidos. Manteniendo la actual mezcolanza entre las diversas categorías de profesionales no se solucionan los desajustes que tan graves consecuencia tiene para ellos, pero sobre todo para los usuarios. Pero sobre todo no se afronta el principal problema que tiene esta Comunidad," la falta de médicos", que el Consejero utiliza como un mantra sin que se le haya escuchado una sola propuesta para corregirlo, y sobre todo un mínimo propósito de enmienda sobre las condiciones contractuales que se les ofrecen y de las que no habla para ocultar la realidad: que los profesionales sanitarios prefieren otras Comunidades, con mejores condiciones de trabajo.
No hay quien haya hecho más daño a la Sanidad Pública de nuestra región que el actual equipo directivo de la Consejería de Sanidad a quien conocemos muy bien tras su paso por la Gerencia Territorial en Zamora y en Salamanca de Don Rafael López, elevado a la Gerencia Regional y cuyas consecuencias estamos pagando todavía.
Y como la memoria de estos señores es muy frágil, desde el Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora y las 9 Plataformas comarcales, les recordamos que en Benavente estamos a la espera de que cumpla los compromisos adquiridos, tras la manifestación del 19 de Marzo del 2017, e insuficientes en relación con las reclamaciones realizadas. Ahí está el Partido Popular de Benavente para desmentirlo y sobre todo para comprobar cómo la insuficiencia de los Servicios de la Sanidad Pública, incrementa los Servicios de la Sanidad privada. Si además se derivas servicios, como el de radiografías de Benavente, a Hospitales privados, eso se llama sencillamente, desmantelar la Sanidad Pública.

A ello contribuyen los desmanes que en estos momentos vive la provincia en materia de Sanidad. En Benavente se celebró como un logro los carteles en el Hospital comarcal relativos a la creación de unas cuantas camas para Cuidados paliativos. La realidad es que estos pacientes en su mayoría están trasladándose a las camas que para esos Cuidados hay en el nuevo Hospital Provincial de Zamora. Mientras tanto en Benavente, sigue siendo un clamor la dotación de un pediatra durante las 24 horas, como corresponde a una población de más de 3000 afectados. En caso contrario muéstrenos, Sr. Consejero, el informe de la Asociación profesional de pediatras que lo desaconseja, porque miembros de esa Asociación han negado haber emitido informe alguno.
Y para quienes estamos convencidos de que el Consejero de Sanidad y el Partido Popular que se lo consiente, siguen pensando eliminar los consultorios rurales, en el Centro de Salud de Tábara para sorpresa de todos porque a nadie se le ha consultado, en el último Consejo comarcal nos enteramos de que ya se ha puesto en marcha el transporte sanitario al Centro, utilizando el transporte escolar aunque eliminando el transporte a la demanda. En cambio si se solicita que se desplacen una o dos veces a la semana fisioterapeutas a este mismo Centrro, muy solicitados en la zona, para eso no hay posibilidad alguna, según el propio Gerente Regional del Sacyl. Claro que para discrecionalidad la que observamos en el Centro de Salud de Coreses, que pese a la manifestación de 500 personas solicitando "la extracción de sangre y pruebas análogas" de los pueblos del entorno, no es posible pese a la promesa de estudio por parte del Delegado Territorial. En cambio eso mismo es lo que se está realizando en el Centro de Salud de Fonfría, sin que nadie explique por qué. Mientras tanto en Sayago sigue siendo una utopía la entrega de los resultados de las pruebas del Sintrom de forma coordinada y no individualmente con lo que de engorroso tiene para los afectados y los desplazamientos evitables a todas luces.
Son circunstancias todas, al margen de las listas de espera, o la ausencia de un Centro de Urgencias en Fermoselle que reclaman los vecinos, o los mastodónticos Centros de Salud de Bermillo o Mombuey, frente a otros que se caen a trozos que nos hablan de la discriminación de la Sanidad Pública que no está solo entre provincias, sino que como estamos viendo se dan en la misma provincia donde es más habitual de lo que se podría pensar el doble empadronamiento: en la localidad de origen y en la capital, para así acceder a determinados servicios que en el mundo rural no se tienen, sobre todo el de pediatría.
Afortunadamente son muchos los alcaldes que comienzan a reclamar estas y otras muchas cuestiones que han incrementado notablemente el grado de insatisfacción de los ciudadanos de esta provincia por la asistencia sanitaria pública que se está recibiendo. Pero nunca son suficientes los esfuerzos de estos alcaldes ante el cúmulo de deficiencias que perciben los usuarios. Muchos de ellos ya comienzan a mirar el horizonte electoral del 2019 para orientar su voto, donde no solo el despoblamiento y el empleo predominen. La sanidad pública prestada será sin duda otro elemento destacable en el comportamiento electoral más inmediato.

Lo último de Redacción

Contacto © CEI Zamora 69 S.L. Todos los derechos reservados. I&G