Logo
Imprimir esta página

Clara San Damián toma posesión del cargo como delegada de la Junta de Castilla y León, y asegura un compromiso de cercanía en el que habrá puertas abiertas todos los días del año Destacado

Clara San Damián toma posesión del cargo como delegada de la Junta de Castilla y León, y asegura un compromiso de cercanía en el que habrá puertas abiertas todos los días del año

Un cargo de confianza y cercanía es el que que ha recaído en la que fuera senadora Clara San Damián, portavoz de los populares en el Ayuntamiento de Zamora y Subdelegada del Gobierno también en Zamora en la legislatura anterior. Una mujer que defenderá con ahínco, y que con lo que sabe de la ciudad y la provincia intentará conseguir que la Junta de Castilla y León sea una institución mucho más cercana, así lo ha asegurado poco después de su toma de posesión.

Según San Damián tanto en su discurso de toma de posesión como en sus declaraciones ante los medios de comunicación ejercerá con el diálogo como premisa en su trabajo al frente de la institución. "Las puertas estarán abiertas todos los días del año para todos los zamoranos que necesiten sus servicios" afirmaba la nueva delegada de la Junta de Castilla y León en Zamora que ha sido arropada por una gran cantidad de miembros del Partido Popular que hoy se han dado cita en las dependencias de la Junta de Castilla y León en Zamora.

Entre los presentes varios Consejeros y personalidades dentro del espectro político de la Junta de Castilla y León, Ángel Ibañez Consejero de Presidencia, el Consejero de Fomento Suarez Quiñones, Isabel Blanco Consejera zamorana de Familia e Igualdad de Oportunidades, o Estela López Presidenta del Instituto de la Juventud de CyL entre otros. 

Un puesto de confianza que le ha otorgado el presidente de la Junta de Castilla y león Alfonso Fernández Mañueco y que ha agradecido San Damián públicamente. En su discurso, cercanía, servicio y preocupación por la despoblación que asola el panorama de la Comunidad y la provincia.

Este es el discurso de toma de posesión del cargo como delegada de la Junta de Castilla y León de Clara Isabel San Damián:

Quiero que mis primeras palabras sean para hacer un sentido y sincero agradecimiento a las personas que han hecho posible que hoy esté aquí, tomando posesión como Delegada de la Junta de Castilla y León en Zamora.
Primero, al Presidente de nuestra comunidad autónoma, Alfonso Fernández Mañueco. No sólo por demostrar su confianza en mí proponiéndome al Consejo de Gobierno para esta responsabilidad, sino también por la cercanía y amistad que me ha demostrado en estos últimos años; y por todas las oportunidades que me ha ofrecido como secretario general, primero, y como presidente, después, del Partido Popular de Castilla y León. Querido Ángel, por favor trasladarle mi agradecimiento, mi lealtad y compromiso.
También quiero agradecer al PP pero especialmente a los zamoranos que me dieron la oportunidad de representarles estos últimos años en el Senado. Allí he aprendido mucho y lo dejo convencida de que es necesario reivindicar su vigencia para encontrar solución a muchos de los problemas que nos afectan, como la financiación de los servicios públicos, el creciente problema de la despoblación, que tan bien conocemos, o el debate territorial que nos obliga a todos a reforzar, todos los días, la idea y el ideal de la unidad de nuestra Nación así como la defensa de la labor de las FCSE.
El último agradecimiento es realmente un reconocimiento anticipado, pero muy sincero, a todos los servidores públicos de la Junta de Castilla y León, a todos los funcionarios y a todo el personal de todos los servicios que prestamos a los zamoranos. Quiero agradeceros vuestro compromiso, vuestra labor y vuestra entrega. Y os ofrezco mi colaboración para hacer las cosas aún mejor, con más ilusión y la misma entrega, en esta nueva etapa que hoy inicio con vosotros con la tranquilidad de que tendré un buen equipo en el que apoyarme. Desde este mismo momento, me pongo a vuestra disposición para que juntos hagamos lo bueno mejor, y lo mejor, excelente.

Señoras y señores,
Soy funcionaria pública, como muchos de los que hoy estáis aquí. Decidí dedicarme a lo público, porque creo en el papel de las instituciones para mejorar la vida de la gente. Una sociedad moderna y avanzada como la nuestra necesita cada día mejores servicios públicos que lleguen a todos los ciudadanos y a todas las partes del territorio.
Unos servicios públicos que cuiden a los que necesitan atención sanitaria, que eduquen a los zamoranos del futuro, que ayuden a los que necesitan la solidaridad de todos, que permitan emprender al emprendedor, que garanticen la calidad de vida de nuestros mayores, que ayuden a los padres en la crianza de sus hijos, que respalden a los trabajadores, que ayuden a encontrar oportunidades a todas aquellas personas a los que aún no les han llegado y, sobre todo, que den seguridad a todos los ciudadanos.
Y porque así entiendo mi vocación de servicio público,.
Asumo esta responsabilidad por un lado, para ayudar y para escuchar. Para ayudar a los zamoranos, escuchar sus inquietudes y trasladarlas a Valladolid. Defenderé con aplomo los intereses de esta provincia consciente de que tengo que ser su Voz. Pero también queridos Consejeros, trabajaré con absoluta lealtad y compromiso para hacer realidad en Zamora las decisiones que se toman en Valladolid, defendiendo con absoluta convicción el proyecto político de Alfonso Fernandez Mañueco para esta comunidad y para esta provincia

Y lo haré siempre con diálogo. Creo en la política del diálogo. Del acuerdo y del diálogo cuando éste responde al interés general de los personas.
Como dijo el Presidente de la Junta de Castilla y León, en su investidura, el diálogo es uno de los pilares en los que se ha de basar esta legislatura. Y aspiro a que, además de llevarlo a cabo en el terreno político, también lo fomentemos con los funcionarios, con el resto de las instituciones y, sobre todo, con el conjunto de los ciudadanos.

Ese diálogo con los ciudadanos solo existe si estamos cerca de ellos y por ello, me comprometo a mantener una comunicación permanente con las diferentes entidades de carácter empresarial, económico, social y cultural. Esta casa siempre estará abierta a cualquier persona, a todas esas entidades y por supuesto, a los Alcaldes que los representáis.

Queridos Alcaldes, desde este mismo momento me pongo a vuestra disposición. Quiero trabajar coordinada con vosotros para afrontar, de vuestra mano, los problemas del medio rural. Quiero que encontremos juntos las soluciones y que juntos pongamos en marcha las medidas más adecuadas para mejorar la vida de la gente. Coordinados, juntos, con lealtad y con sinceridad.
Queridos Alcaldes, soy consciente de las diferencias ideológicas entre unos y otros, es lógico es una sociedad plural, pero tengo claro que los problemas y necesidades que reclaman los zamoranos no deben tener colores políticos. El gravísimo problema de la despoblación, la prestación de un servicio sanitario que satisfaga a todos, la mejora de las infraestructuras, la protección de nuestros montes.....y en general, las oportunidades de futuro y sus retos no entienden de partidismos ni sectarismos. Y, por eso, tenemos que ser capaces de apartar las diferencias ideológicas para ofrecer las mejores soluciones entre todos: Esa es la forma en la que creo que podemos ganarnos cada día el honor de representar a los zamoranos.

Así, con diálogo y coordinados, apartando las diferencias ideológicas no sólo encontraremos las soluciones. Estoy segura de que además podremos encontrar más y mejores oportunidades
Oportunidades para que cada vez haya más y mejor empleo en nuestra provincia, y especialmente para los zamoranos más jóvenes.
Oportunidades para aumentar la actividad económica en nuestra tierra, para dar espacio a los emprendedores, para ayudar a las empresas que apuestan por nuestros pueblos y ciudades. Para los autónomos que se esfuerzan cada día para aumentar la calidad de los servicios que nos prestan. Y para los agricultores que dedican su vida a mantener vivo nuestro campo.
Oportunidades para las familias zamoranas, para que les sea más fácil tomar la decisión de ser padres y para que la conciliación de la vida personal y familiar no sea un freno a sus expectativas.
Oportunidades, en definitiva, para hacer la vida más fácil a la gente y para que cada vez más ciudadanos dejen de ver en la política y en los políticos un problema y nos vean un poco más como una solución.
Así, generando oportunidades nos podremos ganar cada día el honor de representar a los zamoranos.

Señoras y señores:
Creo en esta tierra. Casi todo el mundo piensa siempre que su tierra es la mejor, pero en el caso de los zamoranos, además es verdad.
Creo que debemos superar ese cierto pesimismo que muchas veces nos frena y nunca nos ayuda.
He visitado todos los rincones de esta provincia en multitud de ocasiones. La he recorrido en bicicleta, como muchos otros aficionados a ese deporte que se lanzan a los caminos y a la carretera siempre que tienen un rato libre. La he corrido con dorsal o sin él, muchas mañanas y algunas tardes. La he visitado como candidata en las elecciones o como subdelegada del Gobierno, como Senadora y como zamorana orgullosa de serlo. Y todos los días me sorprende la belleza de sus paisajes pero, sobre todo, la grandeza de sus gentes.
Hacemos muchas cosas y las hacemos muy bien. Tenemos vinos de los más reputados, en España y en el mundo. Nuestros quesos se encuentran en los mejores restaurantes del planeta. Nuestros garbanzos, nuestra ternera, el aceite que aquí se produce, y tantas y tantas otras cosas de las que tenemos que sentimos orgullosos,...
En Zamora se innova, en Zamora se fabrican productos únicos en el mundo. Porque tenemos muy buenas empresas y aún mejores trabajadores.
Por supuesto que tenemos que querer más, pero, por favor, no nos hagamos de menos.
Estoy convencida de que este es el momento de Zamora y los zamoranos. Y me gustaría, humildemente, poder ayudar para hacerlo posible desde esta nueva responsabilidad y desde esta institución que con tanto orgullo voy a representar.
Termino, queridos Consejeros, señoras y señores,

Sé que muchos de Uds pensarán que este es un discurso más, con frases hechas y cargadas de buenas intenciones pero que con buenas palabras y buena intención ya no nos ganamos la confianza de los ciudadanos. Ahora exigen hechos. Ahora los ciudadanos solo creen en los políticos si detrás de sus palabras hay hechos.
Por eso mi objetivo será trabajar y esforzarme todo lo que sea necesario para que cuando cumpla mi tiempo aquí, tenga la certeza de haber sido útil. Solo así me sentiré satisfecha.
Les pido a todos ustedes su confianza y colaboración. Yo ofrezco mi esfuerzo para trabajar como me enseñaron mis padres, con humildad pero con la ambición de hacerlo cada día mejor y ganarme así cada minuto que pase en esta casa el honor de representar a los zamoranos en Valladolid y a la Junta de Castilla y León y a su Presidente en esta provincia.
Muchísimas gracias a todos.

Lo último de Redacción

Contacto © CEI Zamora 69 S.L. Todos los derechos reservados. I&G